0800 888 4224

Empresa

EL TRANSPORTE DEL SIGLO

Helvética es fundada en el año 1904, y en sus inicios fue básicamente productora de elementos metalúrgicos para equipamiento del hogar y la construcción. Sus productos más conocidos eran las cocinas económicas, celosías y silos metálicos para el agro.

La concentración del potencial industrial en el transporte, se dio en un momento de crecimiento general del País, y la necesidad de integración económica de sus regiones.

HELVETICA, se involucra de lleno en la tecnología del transporte, acompañando la evolución de este sector con el desarrollo permanente de nuevos equipos y servicios.

HISTORIA

En el año 1904 Don Abel Romegialli, inmigrante de Mendrisio (Suiza), en un terreno de 19,5 x 54 m ubicado en la calle Necochea entre Quintana y Pellegrini de la Ciudad de Cañada de Gómez, construye un galpón de 120 m2. Los elementos básicos de trabajo eran una fragua, una maquina agujereadora, un torno a pedal y poco tiempo después un motor Triunfo de 2 ½ HP.

En los inicios, comenzó con la fabricación de gasógenos, cocinas económicas, herrería de obra y todo lo concerniente a trabajos mecánicos. A pesar del poco tiempo de existencia, el establecimiento se convierte en una Empresa de prestigio.

En el año 1906 de incorpora Ricardo C. Romegialli y ya en 1911 cuando se adquiere un terreno sobre Boulevard Centenario para instalar un taller anexo, ingresa Hugo Romegialli, otro hijo de Don Abel.

Durante la primer guerra mundial, la Empresa consigue superar el desalentador cuadro económico y comienza a construir relojes para torres, paralelamente se constituye la sociedad Abel Romegialli e Hijos.

Don Abel realiza varios viajes a Suiza, donde se sigue capacitando con los nuevos conocimientos que son volcados para la evolución de la Empresa, siempre atenta al desarrollo de nuevos productos.

En 1924 fallece Don Abel Romegialli quedando en la dirección Ricardo C. y Hugo, que continuaron con el camino trazado por el fundador. Se hicieron nuevas ampliaciones, se agregaron nuevas maquinarias y se desarrollaron productos novedosos, como la Secadora de Cereales por circulación de aire frio y caliente.

El año 1926 es el más significativo para el futuro de La Helvética, ya que se inicia la construcción de acoplados, hecho que representa el comienzo de una nueva era para el transporte comercial del País.

La década del ´30 arranca con una crisis económica que sacude al mundo. La Helvética también sufre las consecuencias de esta contingencia, pero con sacrificio y tenacidad, los directivos restablecieron la perspectiva de progreso que siempre acompaño a la Empresa.

Ya en el año 1938, Hugo Romegialli se retira alentando por otras inquietudes. Don Ricardo C. Romegialli se hace cargo del activo y pasivo de La Helvética, comenzando una época de consolidación de la Empresa.